¿Cómo te puede ayudar la osteopatía durante el embarazo?

¿Cómo te puede ayudar la osteopatía durante el embarazo?

Durante el periodo del embarazo el cuerpo de la mujer sufre cambios continuos, tanto físicos como fisiológicos. Las curvas de la columna vertebral y la pelvis se van adaptando constantemente a la llegada del  nuevo bebé, el cuerpo comienza a segregar las hormonas necesarias para que todos estos cambios sean posibles.

Osteopatía durante el embarazo

La osteopatía puede actuar de manera muy efectiva acompañando a la madre durante todo el embarazo, trabajando todas aquellas tensiones provocadas por los cambios constantes a los que está sometido el cuerpo de la futura madre, que pueden llegar a producir malestar y dolor por un exceso de estrés articular, membranoso, muscular, etc.

Conforme van pasando las semanas la columna lumbar comienza a ir en dirección hacia la hiperlordosis, aumenta la curva lumbar y con ello la hiperpresión sobre las carillas articulares vertebrales de las últimas vértebras lumbares y el sacro. La pelvis se va dilatando anteriormente y cerrando a nivel posterior, acentuando ese exceso de presión a nivel sacro ilíaco. En muchas ocasiones la cadera puede verse desplazada como adaptación a todos estos cambios biomecánicos, provocando dolor inguinal cuando la madre va a la flexión o simplemente cuando camina.

La columna cervical se adapta y va hacia la rectificación como consecuencia del aumento de la curva lumbar, al igual que la zona dorsal, que puede verse un poco más plana. Todo ello  favorece la aparición de contracturas cervicales, sobrecarga muscular, tortícolis y induce a la posteriorización de la costillas por la necesidad de más espacio, la formación constante del feto y el aumento de la barriga materna puede provocar bloqueos costales. Produciendo el típico dolor punzante del costado, acentuándose incluso en la respiración.

El osteópata mediante técnicas suaves puede aliviar y facilitar todo este proceso de cambio. A parte del tratamiento para las dolencias habituales y poder facilitar el día a día, hay un trabajo muy importante a nivel pélvico. Dependiendo de cuál sea la posición intrauterina del bebé y morfotipo de la mujer puede provocar mucha tensión en la pelvis materna, limitando sus movimientos y mermando la biomecánica necesaria para el momento del parto.

La osteopatía mediante técnicas dinámicas favorece los movimientos naturales de pelvis necesarios para el parto.

 

Paco  Cara
Fisioterapeuta y osteópata. Nº col. 886



WhatsApp chat